Cuando Caimanes anunció la venida del pelotero taiwanés Tsung Che Cheng para la temporada 2021-2022, pocos imaginaron que iba a alcanzar la dimensión que ha logrado en la Liga Profesional de Béisbol Colombiano.

Tal vez el único que creyó que podría irle bien en nuestro país era el mánager del equipo barranquillero, José Mosquera Crissón, quien lo conocía perfectamente ya que trabaja para la misma organización a la cual pertenece Che Cheng: Piratas de Pittsburgh.

El taiwanés no ha hecho quedar mal a Mosquera y ha respondido con creces a la confianza que en él depositó su mánager.

No hay juego en el que Tsung Che Cheng no se destaque, ya sea bateando, corriendo o fildeando. No hay juego en el que no termine con su uniforme sucio debido a su entrega al máximo para capturar una pelota o para ganar una base.

Por estas razones se ha convertido en uno de los preferidos de la afición del equipo reptil que cada vez que sale a batear empieza a corear su nombre acompañado de una gran ovación.

El martes, en el tercer juego del Playoff final contra Vaqueros, Che Cheng tuvo una actuación fabulosa y fue clave para la victoria 9-7 de Caimanes, con la cual se puso arriba 2-1 en la serie por el título.

El taiwanés no solo bateó un triple e impulsó dos carreras y anotó otras dos, sino que defensivamente, en el sexto episodio, le destrozó un imparable a Reynaldo Rodríguez con hombres en circulación que evitó que Vaqueros empatara el juego.

En su siguiente turno al bate, Che Cheng fue aclamado por los fanáticos de los Caimanes como reconocimiento a su invaluable aporte y compromiso con el equipo.

«Me emociona mucho tener a Tsung en el equipo porque es un jugador diferente, no solo por su cultura, sino porque es un jugador que se entrega 100% en el terreno. La gente lo quiere porque él juega fuerte todo el tiempo y al escuchar al púbico gritar su nombre él siente una responsabilidad como primer bate. Solo tiene 20 años y está jugando en una Liga donde hay muchos veteranos, pero él ha sacado la casta y me siento orgulloso de, no solo dirigirlo, sino de ser parte de su proceso de desarrollo porque también está en la organización de los Piratas. Lo he tenido siempre cerca y sé la clase de jugador que es, por esa razón hice todo lo posible por tenerlo aquí y me siento orgulloso, no solo de él, sino del trabajo conjunto que han hecho todos los muchachos», manifestó Mosquera Crissón.

A pesar de la barrera del idioma y de provenir de una cultura diferente, Che Cheng se las ha arreglado para compenetrarse con sus compañeros de equipo. Al principio le costó, pero ya está totalmente amoldado a Barranquilla y a la calidez de su gente.

«Al principio de la temporada me di cuenta de que el ambiente aquí es totalmente diferente a Estados Unidos y también a Taiwán. Me sentía un poco incómodo mientras me acostumbraba, pero después de eso me he sentido super cómodo aquí y me ha encantado el apoyo que me ha dado el público», dijo Che Cheng, que en la temporada regular bateó para .296, fue el líder en triples (4), cuarto en bases robadas (7) y séptimo en carreras anotadas.

El taiwanés ha sido titular indiscutible de los Caimanes y solo se perdió los primeros dos juegos del Round Robin debido al corte que sufrió en una rodilla.

En las bases, por su velocidad, es un dolor de cabeza para los lanzadores contrarios. Es un peligro constante y un pelotero difícil de ponerlo out.

«Me siento contento de ser parte de los Caimanes, los jugadores veteranos siempre me están cuidando y buscando la manera de ayudar a los más jóvenes. Le doy gracias a la afición de porque nos ha apoyado toda la temporada y a la afición de Taiwan que está viendo los partidos a través de Béisbol Colombia TV», asegura Che Cheng, que en el Playoff final tiene promedio ofensivo de .357.

Como muestra de su agradecimiento con Colombia no duda en afirmar que se sentiría honrado de poder representar a nuestro país en la Serie del Caribe, pero lo haría más feliz hacerlo siendo campeón con Caimanes.