Ni Caimanes siente que tiene todo ganado, ni Vaqueros cree que está todo perdido. El equipo de Barranquilla está arriba 3-1 en el Playoff final, pero recuerda que en la temporada anterior, en una situación similar a la que tienen hoy los monterianos, le dio vuelta a la serie para coronarse campeón.

Por los lados de Vaqueros, el mánager Víctor Estévez piensa que su equipo tiene como ganar los tres juegos que restan y alcanzar el título.

“Tenemos potencial para hacerlo, pero para que eso suceda tenemos que ser un equipo. La ofensiva tiene que mantener lo que ha hecho en los dos últimos juegos, el pitcher abridor tiene que verse como se vio el día de hoy (miércoles) y eso tenemos que complementarlo con un buen bullpen y con buena defensa. Hoy nos falló la defensa y eso nos costó el juego”, dijo el piloto dominicano.

Estévez lamentó las dos últimas derrotas de su equipo, sobre todo tras haber estado arriba en la pizarra.

“La fe es lo último que uno puede perder, hasta que no se vea el juego número 4 en la pizarra, como equipo no podemos bajar la guardia. Mejorando los errores se pueden ganar tres juegos corridos, eso es parte del juego, ha pasado en muchísimas series y no podemos ser la excepción”.

“Tenemos que conjugar todos los aspectos del juego, buen pitcheo abridor, un relevo que ataque y una defensa que respalde acompañado de buen bateo para poder ganar tres juegos corrido”, insistió.
En la misma dirección de Estévez se manifestó Andrés Angulo, quien cree que su equipo puede cambiar la historia.

“Tengo la fe intacta, tuvimos ganando 3-1 el año pasado y ellos nos remontaron y yo creo que nosotros podemos hacerlo porque tenemos un tremendo equipo. Confío en mi equipo, confío en mí, esas cosas han pasado y creo que nosotros podemos hacerlo”, dijo Angulo quien el miércoles despachó un jonrón de dos carreras.

En el bando contrario la experiencia vivida en el Playoff del año pasado los invita a mantener los pies sobre la tierra.

“El año pasado estuvimos en el lado contrario y sabemos lo importante que es ser humildes ante la victoria. Tenemos trabajo que hacer, no hemos ganado nada, todavía hay posibilidades para ambos equipos. Vamos a salir con la misma humildad a ganar el juego de mañana (hoy)”, dijo el mánager de Caimanes, José Mosquera Crissón.

Dilson Herrera, clave para la reacción de Caimanes en el cuarto juego, también afirmó que dentro del equipo no hay triunfalismo y que saldrán con la actitud ganadora de siempre.

“Recalco algo que aprendido en mi carrera y es que el juego se acaba en el último inning y eso me ha ayudado mucho en el tema del liderazgo. El año pasado viví la experiencia de estar perdiendo una serie 3-1, pero nunca nos rendimos, nunca nos caímos y decidimos que teníamos que seguir dando lo mejor y conseguimos el objetivo. Hoy gracias a Dios estamos arriba, pero estoy seguro de que mañana venimos como si la serie estuviera 0-0 porque queremos ganar y seguir dando lo mejor de nosotros”, concluyó el pelotero cartagenero.