Sandy León tuvo el domingo su primera aparición con Caimanes en el Round Robin y fue clave para conseguir la victoria sobre Vaqueros, que dejó a su equipo a un paso de alcanzar la clasificación al Play off final, en donde ya se encuentra instalado el equipo de Montería.

El receptor venezolano remolcó la carrera del empate y la que puso en ventaja a Caimanes y detrás del plato mostró sus credenciales como pelotero de Grandes Ligas.

«Tener a Sandy detrás del home nuevamente nos da mucha tranquilidad. Si vemos los juego que estuvo detrás del home fueron pocos lo que él perdió y eso le da mucha tranquilidad a los pitchers cuando él pide los lanzamientos», dijo José Mosquera, mánager de Caimanes.

León, de 32 años, quien tiene un anillo de Serie Mundial conseguido en 2018 con los Medias Rojas de Boston, considera que el triunfo sobre Vaqueros fue mérito de todo el equipo.

«No me gusta llevarme el protagonismo porque este es un juego de equipo. Pienso que estos juegos son los que nos enseñan lo que va a ser una posible final, pero yo siempre le doy el mérito a los lanzadores, siempre ha sido mi trabajo tratar de llevaros a ellos y que ellos confíen en mí para hacer un lanzamiento en diferentes situaciones del partido y siempre ganar un juego va a ser en equipo, nunca puedes hacerlo solo. Aunque yo di esos batazos clave, siento que si no jugamos en equipo nada puede pasar y gracias a Dios me llegó el momento y tuve la oportunidad de dar los batazos clave para ganar», aseguró León, que jugará la próxima temporada con los Guardianes de Cleveland.

Sandy completa su tercera temporada con Caimanes y admite que se ha sentido a gusto jugando en la pelota profesional de nuestro país

«Colombia y Barranquilla han sido una casa para mí, me han abierto las puertas, me han dado una oportunidad grande de poder jugar aquí, de poder competir, de trabajar para lo que yo quiero trabajar. Para mí jugar acá y ser parte de Caimanes es una bendición porque la vida en el béisbol es muy corta y siento que mientras uno tenga más oportunidades de jugar, y de poder ayudar y poder seguir aprendiendo tanto en Colombia como en Estados Unidos es muy importante. Por eso juego acá, una liga colombiana, venezolana o dominicana, o donde sea, para mí es béisbol, se juegan 9 innings, son 27 outs, y yo voy a jugar béisbol duro donde esté jugando ya sea acá, en liga menor o Grandes Ligas.  Siempre hay que jugar duro para tratar de competir y ganar juegos».

Para Sandy León jugar en Colombia es una oportunidad de transmitir conocimiento. «Es dar un ejemplo de cómo jugar la pelota, cómo respetar a tu compañero, cómo correr una base, cómo no bajar la cabeza en el momento que hagas un error. Siento que uno, al no hablar, puede enseñar muchas cosas y demostrar cómo se juega un partido de béisbol porque en el béisbol, si tú bajas la cabeza o te desanimas o faltas el respeto a alguien, el mismo béisbol te deja saber que estás fallando. Entonces, para mí, la manera de enseñar es jugar con disciplina, respetar a mis compañeros y tratar de jugar para mi equipo y ayudarlo a ganar un partido».

Una de las aspiraciones de Sandy León es representar a Colombia en la Serie del Caribe, algo que no pudo cumplir el año pasado.

«Mis ganas están desde el año pasado, pero no pude ir porque nada más jugué el Round Robin. Si Dios me da la oportunidad de mantenerme saludable y llegamos a la final, ya veremos qué va a pasar, pero me encantaría representar a Colombia en la Serie del Caribe».