Hasta ahora, Vaqueros y Caimanes han correspondido a la expectativa generada desde que clasificaron al playoff final de la Liga Profesional Colombiana de Béisbol ‘Super Giros-BetPlay’. Los dos primeros juegos, además de terminar con los ánimos endendidos, demostraron que no hay superioridad absoluta de uno sobre otro y prueba de ello es que este martes, a partir de las 8:00 p.m., llegarán al tercer juego igualados a una victoria por bando.

Vaqueros ganó 4-3 el primer juego, el sábado, y Caimanes hizo lo propio 5-1, el domingo. El equipo de Montería ha tenido silenciada a su mejor unidad ofensiva: Jordan Díaz, quien ha bateado de 8-1 y no ha empujado carreras, y el de Barranquilla no ha podido contar con el bigleaguer Dónovan Solano, quien está tramitando el permiso de los Gigantes de San Francisco.

En el segundo juego, Caimanes emparejó las cargas luego de una gran labor en el montículo del abridor dominicano Eduar López, quien lanzó cinco entradas sin permitir carreras para convertirse en el pitcher ganador. Abandonó luego de que una línea bateada por Yonny Hernández lo impactara en su hombro derecho.

La victoria de Caimanes también estuvo cimentada en lo que produjeron a la ofensiva Harold Ramírez, Dilson Herrera y Robinson Cabrera, quienes impulsaron y anotaron una carrera cada uno. Ramírez conectó dos imparables, mientras que Herrera y Cabrera lo hicieron en tres ocasiones cada uno.

Para este martes, José Mosquera, mánager de Caimanes, llevará a la lomita de los sustos al venezolano Julio Vivas, quien viene de tener dos salidas en el ‘Round Robin’ ante Vaqueros. En la primera (5 de enero) se llevó el triunfo y en la segunda (11 de enero) se fue sin decisión.

“Siempre, después de cada derrota, hay otro día y eso no nos afectó en nada, fue una experiencia más y hoy (domingo) llegamos con positivismo y fue diferente. Se unió el pitcheo con el bateo y eso es fundamental, jugamos duro y cada quién tuvo el chance de hacer su poquito y por eso se dieron las cosas”, manifestó Dilson Herrera, quien en el playoff final batea para .500, producto de cuatro imparables en ocho turnos al bate.

Vaqueros, por su parte, probablemente recurra al cubano Pedro Echemendía, quien no lanza desde el 8 de enero cuando le ganó a Caimanes. La novena dirigida por Ozney Guillén, mientras espera el despertar de Jordan Díaz, confía en que Brallan Pérez, Andrés Angulo y José Brizuela se mantengan encendidos a la ofensiva.

La buena noticia para Vaqueros es que podrá contar con su receptor titular Meibrys Viloria, quien en el octavo inning del juego del domingo no terminó de consumir su turno debido a molestias físicas.

“Estoy contando con Meibrys, él quería seguir su turno, pero había que protegerlo. Él ha jugado todos los días sin problemas, pero sintió un apretón que es normal en un cátcher, especialmente cuando los innings son tan largos. Meibrys va a estar bien para el próximo juego”, aseguró Guillén.

El de este martes, será el primero de tres juegos en los cuales Vaqueros actuará como home club, condición en la que Caimanes ofició en los duelos de sábado y domingo.