En solo cinco entradas, Caimanes anotó todas las carreras de su triunfo por 12-2 sobre Tigres, el cual le dio la clasificación al Round Robin y la posibilidad de colocarse otra vez a medio juego del líder Vaqueros en la Liga Profesional de Béisbol Colombiano ‘Super Giros-BetPlay’.

La novena barranquillera, que despachó 13 imparables en el juego, se apoyó también en un gran trabajo en el montículo de su abridor Porfirio López, quien en seis innings completos permitió cuatro, hits, dos carreras, una base por bolas y ponchó a seis bateadores. El zurdo dominicano llegó a dos triunfos sin derrotas en el campeonato.

Caimanes aprovechó la inconsistencia de los lanzadores de Tigres, Heiner Moreno (abridor) y José Altamiranda, a quienes les fabricó cuatro y siete carreras, respectivamente.

El debutante Moreno, quien fue el perdedor, duró dos y un tercio en la lomita y le conectaron tres hits, mientras que Altamiranda, en solo una entrada, permitió seis incogibles.

Tras irse arriba con una carrera en el primero, anotada por el taiwanés Tsung Che Cheng y fabricar otra en el segundo con Manuel Joseph, Caimanes firmó un rally de cuatro en el tercero y cinco en el cuarto. Su última rayita fue en el quinto ante el relevista Wilder Aguirre, quien fue el que más duró en la lomita por Tigres: cuatro y dos tercios.

Che Cheng bateó de 4-2 con dos anotadas; Carlos Arroyo, de 2-2 con dos anotadas; Robinson Cabrera, de 4-2 con dos empujadas y dos anotadas; Anderson Feliz, de 3-1 con dos remolcadas y dos anotadas; Jair Camargo, de 4-2 con una impulsada y dos anotadas; Sandy León, de 3-2 con una empujada y Manuel Joseph, de 4-1 con dos producidas y una anotada.

Las del honor de Tigres, que solo bateó cuatro hits, llegaron en el cuarto por intermedio de Jhonatan Lozada, quien conectó doblete y anotó por wild pitch, y Keury De la Cruz, quien entró desde tercera tras roleta al cuadro de Stanley Javier.

Por Caimanes también tuvieron acción en el montículo Yimmi Brasoban y el zurdo Kevin Escorcia, en dos y un inning, respectivamente.

Tigres llegó a 20 derrotas en el campeonato, con apenas ocho triunfos, y su diferencia con el tercero, que es Gigantes, es de 5.5 juegos.