En plena rueda de prensa posterior al juego que consagró a Caimanes campeón de la Serie del Caribe, el mánager de la novena barranquillera, José Mosquera Crissón, se levantó de su asiento para abrazarse con Luis Urueta, piloto de Gigantes del Cibao, a quien considera su mentor, una vez este hizo su aparición en el recinto.

Después de intercambiar palabras por algunos segundos, Urueta, por iniciativa del moderador, se sentó al lado de su discípulo para responder las preguntas de los periodistas.

Urueta no quiso robarle el protagonismo a Mosquera y dejó que este evacuara todos los interrogantes para que después fuese a celebrar con sus dirigidos en el clubhouse.

Lo primero que hizo Mosquera fue agradecer a los comunicadores por haberlo elegido como mejor dirigente de la Serie del Caribe y seguidamente reveló su sentimiento por la consecución del título.

«No hay palabras con que yo les pueda explicar las emociones que siento hoy en día. Hablar del juego, pitcheando nueve innings Raúl Valdés, teníamos que atacar temprano, él pudo descifrarnos luego y nos pudo tirar seis tremendos ceros, pero el daño lo habíamos hecho temprano y es lo que siempre había manifestado y lo pudimos hacer en los dos juegos. Todo el crédito para ellos (los peloteros), siguen haciendo historia, siguen poniendo el nombre del país en alto y gracias a República Dominicana por darnos este paso», afirmó Mosquera.

El barranquillero reconoció el aporte de los peloteros dominicanos en la obtención del título de la Serie del Caribe.

«La mayoría de nuestros abridores son de República Dominicana y teníamos bastante confianza en lo que podían hacer. El cerrador de hoy (Benoit) pitcheó en la Liga con Gigantes de Barranquilla y fue un tremendo brazo que nos pudo acompañar. La República Dominicana le sigue aportando a nuestra Liga y abriéndose puertas en ese béisbol que hay allá. Acá hay un competencia muy grande y todos no pueden estar aquí, así que van y tocan puertas en otros países y podemos hacer este tipo de presentaciones con todo su apoyo».

Mosquera resaltó todo lo que fue este torneo para Caimanes y para Colombia, que sumó su tercera participación como invitado.

«Todo el equipo aquí fue historia, tener a Pipe (Urueta) que ha sido mi mentor toda la vida y tener dos dirigentes colombianos aquí. Es el momento de aprovechar, no es simplemente disfrutar el triunfo, pasar la página y ya, no es montarse en el bus del triunfo, es seguir apoyando, seguir poniendo un granito de arena, que aunque los torneos estén muertos se siga apoyando al béisbol en Colombia».

Por último, Mosquera se refirió a las pocas posibilidades que antes del torneo le daban a Caimanes de superar, inclusive, la primera ronda.

«Me gusta que nos vean como cenicientas porque ese tipo de cosas nos da mucha confianza a nosotros. No nos conocen mucho, pero después de estos eventos nos van a ver diferente. Los otros equipos tienen mas tradición, más Series del Caribe que nosotros y eso no lo vemos como una ofensa, son las estadísticas, son los rankings que están en el torneo y nosotros vamos a seguir haciendo nuestro trabajo».