El pasado 11 de diciembre, el norteamericano Adam Walker desembarcó en Barranquilla para incorporarse al róster de Caimanes. No le dijo que no al mánager José Mosquera Crissón cuando este le preguntó si estaba listo para jugar esa misma noche contra Tigres. Walker apareció en el jardín central y como cuarto hombre al bate. Conectó dos hits en cuatro turnos y le propinaron un ponche.

Su producción ofensiva durante su primera semana fue escasa, pero Mosquera mantuvo la confianza en él y este, a partir del juego contra Vaqueros, el 18 de diciembre, empezó a responder con el bate. Ese día conectó un jonrón solitario y repitió la dosis al día siguiente contra Tigres.

El 22 de diciembre volvió a sacarla del parque contra Gigantes, juego en el cual remolcó cinco carreras, tres de ellas con su cuadrangular y dos con un triple.

El sábado, contra Vaqueros, sacudió dos cuadrangulares más con los cuales pasó a ser el líder de jonrones de la Liga dejando atrás a Elier Hernández (Vaqueros) y a Javier Van Junior (Tigres), con tres bambinazos cada uno. En el juego contra los monterianos impulsó seis carreras, cinco con los dos jonrones y una con un doblete.

Pese a ser el líder jonronero del campeonato, Adam Walker piensa que debe mejoro más, especialmente en su promedio ofensivo, que en la actualidad es de .286, producto de 14 imparables en 49 turnos al bate. En carreras empujadas es el líder de su equipo con 16, seguido de Robinson Cabrera (15) y Audy Ciriaco (14).

“Me siento bien hasta ahora, ha sido notorio lo de los cuadrangulares, pero en el average es algo que puedo mejorar. Además de estar contento quiero seguir ayudando para que vengan las victorias, que es lo que más importa”, dijo Walker tras el juego del sábado contra Vaqueros.

El norteamericano, de 29 años, y 1.96 de estatura, que intimida con su sola presencia en el cajón de bateo, está sorprendido consigo mismo por los jonrones descomunales que ha conectado en el estadio Édgar Rentería.

“Ha sido algo llamativo en mi carrera, no es algo a lo que le apunte, si salen muy largos, bien, mientras crucen la barda es suficiente”, afirma Walker, quien reconoce lo difícil que es sacarla del parque de Barranquilla.

“Los pitchers no la ponen fácil, pero es un estadio grande, sobre todo cuando se va a batear en contra de la brisa, hacia el lado contrario”, mencionó sobre el particular.

El rendimiento de Adam Walker tiene satisfecho al mánager José Mosquera Crissón, quien considera que va a ser un pelotero muy importante para el equipo en el ‘Round Robin’.

“Walker me da mucha solidez en el line up, puede jugar las tres posiciones, es un jugador muy versátil, muy rápido en las bases y sabe mucho del instinto del juego. Lo trajimos para dar esos batazos, pero al igual nos ha ayudado con los hits, produciendo carreras. Después de esos dos jonrones dio un doble, ya no con pitcheos quebrados, sino con una recta adentro, así que se ajusta muy bien”, dijo Mosquera.